Del Cronista Oficial

Juan Adelino Torres Hernández (1910-1994), maestro nacional

A lo largo de su historia, Fuencaliente de La Palma ha tenido notables maestros, que han ejercido su magisterio fecundo con extraordinario acierto y han dejado huella imperecedera en las generaciones a las que transmitieron su mejor quehacer docente.  Entre ellos recordamos en esta oportunidad, con especial satisfacción, la figura de Juan Adelino Torres Hernández, don Juan Torres, como le llamábamos, a quien tuvimos la satisfacción de conocer y disfrutar de su amistad. Persona muy querida y apreciada en la familia de quien suscribe, mantuvimos largas conversaciones cuando preparábamos la publicación de nuestro libro “Fuencaliente. Historia y tradición”.

Nació el 6 de marzo de 1910 en Los Canarios, segundo de los cinco hijos del matrimonio formado por Juan Torres Díaz y Adelina Hernández Díaz. Las primeras letras las aprendió de su tío Luciano Hernández Díaz, que fue además el primer maestro nacional nacido en Fuencaliente de La Palma, así como de Juan Hernández de Paz y José Apolo de las Casas, docentes cuya memoria ha perdurado en el tiempo.

Sus padres decidieron que continuara su formación internado en el colegio “Corazón de María”, en la capital grancanaria, centro en el que terminó el bachillerato. A continuación ingresó en la Escuela de Comercio y al mismo tiempo accedió a la Escuela Normal de Magisterio –dirigida, entonces, por los acreditados docentes Emilio de la Torre Timoneda y Eduardo Carrasco-, en la que en 1934 obtuvo el título correspondiente y, después, en la capital tinerfeña, finalizó los estudios de perito mercantil.

Llamado a filas en 1931, realizó el servicio militar en el cuartel de Ingenieros, en Las Palmas de Gran Canaria. Su primer destino de maestro, de carácter interino, lo tuvo en el curso 1935/36 en Juncal de Tejeda. Anuladas las oposiciones de Magisterio de 1936, tuvo noticias del alzamiento militar del 18 de julio con motivo de un desplazamiento a la capital grancanaria, pues donde estaba destinado entonces no había luz eléctrica ni aparato de radio.

Juan Adelino Torres Hernández (1910-1994)
Juan Adelino Torres Hernández (1910-1994)

En 1941 el nuevo régimen convocó oposiciones y Juan Adelino Torres Hernández obtuvo plaza en propiedad, lo que le permitió ejercer en La Palma como era su deseo, haciéndolo en las escuelas de Villa de Mazo y Montes de Luna. Luego pasó destinado a la escuela de San Andrés (El Hierro) y en 1946 regresó a Fuencaliente, ocupándose primero de la escuela de Las Caletas y después de la escuela de Las Indias.

Luego se produjo un paréntesis con motivo de trasladarse a Madrid, para obtener el título de maestro de Orientación Marítima y Pesquera. De regreso a Santa Cruz de Tenerife, ejerció su nueva titulación en el grupo escolar “Isabel la Católica”, si bien siempre consideró que su sitio estaba en su pueblo natal –sentimentalismo de patria chica, sin duda–, razón por la cual pasó a ocupar plaza en la escuela de Las Indias, donde permaneció hasta marzo de 1980, en que alcanzó la edad reglamentaria de jubilación.

Fue, además, concejal y primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma, en la etapa en la que fue alcalde su cuñado Emilio Quintana Sanchez. Entre 1949 y 1953 desempeñó en varias ocasiones el cargo de alcalde accidental. De su etapa municipal, Juan Torres Hernández nos recordaba los difíciles tiempos de la década de los años cuarenta, y en especial, los efectos de la erupción del volcán de San Juan (1949).

Las visitas del capitán general Francisco García-Escámez, a cuya iniciativa como jefe del Mando Económico de Canarias, se debe el Grupo Escolar de Las Indias y la Cooperativa Vinícola de Fuencaliente;  la visita del entonces jefe del Estado, general Franco, pues le correspondió el honor de ofrecerle el libro de oro en el que dejó su firma y una dedicatoria; y la visita en febrero de 1959 del ex premier británico Winston Churchill, que se desplazó al municipio para conocer el cráter del volcán de San Antonio. Fue invitado a visitar la bodega cooperativa, pero éste declinó el ofrecimiento aduciendo que “solo bebía whisky”[1].

En noviembre de 1942 contrajo matrimonio con Gloria Tabares Ríos, natural de Villa de Mazo, maestra nacional que ejerció su magisterio en las escuelas de Tigalate, primero y Los Canarios, después, donde permaneció hasta su jubilación.

En tiempos del alcalde Pedro Nolasco Pérez y Pérez, el 28 de agosto de 1992 fue inaugurada una calle con su nombre, situada en el barrio de Los Canarios, muy próxima a la casae donde nació, ocasión gratísima en la que estuvimos presentes. Falleció el 21 de abril de 1994 en Santa Cruz de La Palma, ciudad de su residencia, sin descendencia.

[1] Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1994). Fuencaliente. Historia y tradición. pp. 333-334. Madrid.

Fotos: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

El buque “Nura Nova” entrará en servicio a finales de febrero

Siguiente artículo

El buque “Forza” regresa a la línea Valencia-Palma